jueves, 12 de marzo de 2009

I like to move it move it

Interior, noche.
Willie Nelson cantando "Well, I gotta get drunk". Matthew Houck hace de médium.
Tengo entrevistas pendientes y un descreimiento que me decolora las uñas.

Cruzando Castellana a la altura de Colón.
La chica de delante camina como si acabase de cobrar conciencia de sus propias piernas.
Y te juro que no existimos, ni ella ni yo.

La una menos cinco de esta noche.
La una menos dos de esta noche.
La una y diez de esta noche.

Si dijese que los mitos de mi vida han perdido poder de evocación
estaría pasando por alto el hecho incontestable
de no ser capaz de identificar en absoluto
los mitos de mi vida.

Así que blogger
groggy
not at all drugged
and a triffle too greedy,
me pregunto si unas vacaciones
-unas (putas) vacaciones-
son todo lo que se me ocurre
en semejante estado de cosas.

1 comentario:

fpf dijo...

Vocaciones, no vacaciones.
A ver ese Simic que traduces por gotas. A ver ese colirio.
Responsable, no culpable - van diciendo.

(suena 'Veckatimest')