martes, 1 de enero de 2008

Sos una cosa bárbara

Lo bueno de no salir en Nochevieja es que al día siguiente puedes coger el coche e irte a donde quieras mientras el mundo rotundo arrastra su resaca y disimula el mal aliento masticando alfajores.

Es como sacarle el gusto a una bolsa de m&m's cuando no encuentras Lacasitos.
Como beber agua por la nariz un verano idiota.
Es como ser todo ojos y no saber qué hacer con las manos.
Algo así es.

Y voy a cerrar este blog porque ahora puedo esconderme y reírme por lo bajo cuando no me apetece levantarme. O me apetece, pero no me apetece.

Y ser todo ojos y malos pensamientos.

Claro.




Admirad el artefacto.

No hay comentarios: