martes, 4 de abril de 2006

Dios no hizo tanto ruido para construir el mundo

Mientras los pintorescos -que lo son- obreros de aquí al lado apuran su jornada y siguen desafiando absolutamente todas las leyes humanas y divinas sobre contaminación acústica, yo mato el tiempo desafiando por mi parte absolutamente todas las leyes humanas y divinas sobre edición html.

¿Resultado?

¡La radio, humanos, la radio!

Paciencia, tarda un poco en cargar.

3 comentarios:

Sgt Pepper dijo...

Los albañiles van despues de Las calandracas en lo que a capacidad para tocar los cojones se refiere.

¡Abajo la clase obrera! ¡via el vino y las castañas!

Marlon dijo...

Interesantes, a la par que esperados, documentos sonoros.

Había ganas de escucharle cosas nuevas, Mr. Méndez.

Yuri dijo...

Mr. Marlon:
Citando la frase mítica del Milagro de P. Tinto: "Se va usted a jartar"

Suyo, en usufructo.